Usted está en:

  1. -
  2. -
  3. Propósitos para los próximos años en materia de seguridad vial

Propósitos para los próximos años en materia de seguridad vial

  1. Imprimir
  2. Facebook
  3. fmapfre

Objetivo Cero

Propósitos para los próximos años en materia de seguridad vial

01/01/2019

Consejos para hacer frente a la cuesta de enero al volante

España se ha sumado al objetivo europeo de reducir al 50% la cifra de fallecidos y heridos graves durante el próximo decenio. Analizamos, a continuación, qué retos se pueden plantear para los próximos años teniendo en cuenta la Estrategia de Seguridad Vial 2011-2020.

-Bajar el número de fallecidos. La estrategia muestra como objetivo reducir la tasa de 37 fallecidos por millón de habitantes. Sin embargo, los últimos datos de siniestralidad vial de 2017 de la Dirección General de Tráfico indican que durante ese año han perdido la vida 1.830 personas en la carretera, lo que sitúa la tasa de mortalidad en 39 fallecidos por millón de habitantes. Por supuesto, la opción ideal es el 'Objetivo Cero'.

-Reducir el número de heridos graves. Concretamente, la estrategia plantea que se haya reducido en un 35% en 2020.  Mientras que en 2011 se registraron 11.347 heridos hospitalizados, en 2017 se han contabilizado 9.546. 

-Que ningún niño pierda la vida sin sistema de retención infantil. Lamentablemente, 5 niños que viajaban en turismos y furgonetas durante el 2017 fallecían sin ningún tipo de SRI. 

-Disminuir el número de conductores jóvenes que fallecen o resultan heridos graves en la carretera. Para lograrlo, es importante mejorar la capacitación y las actitudes de los conductores jóvenes y realizar intervenciones activas en el entorno de ocio nocturno.

-Menos conductores fallecidos mayores de 64 años. Esta misma estrategia valora la importancia de proporcionar espacios seguros de movilidad para mayores, mejorar el seguimiento de sus capacidades para la conducción y mejorar el conocimiento sobre la accidentalidad de los mayores y su movilidad.

-Reducción de los fallecidos por atropello proporcionando espacios seguros de movilidad para peatones.

-Incremento del número de ciclistas sin que esto suponga un aumento de su siniestralidad. Para ello es importante mejorar la capacitación y actitudes de los ciclistas y restos de usuarios, así como proporcionando espacios más seguros. 

-Disminución de los fallecidos en zona urbana. Concretamente, la estrategia se plantea el reto de que nadie fallezca a bordo de un turismo en ciudad. 

-Menos fallecidos y heridos en motocicletas. Para ello, hay que conseguir comportamientos más seguros e incrementar la seguridad de las carreteras para los motoristas. 

-Disminución de las víctimas en carreteras convencionales. Para lograrlo, se debe mejorar su diseño, especialmente para evitar salidas de la vía y colisiones frontales.

-Reducción de los fallecidos en accidentes ‘in itinere’, que son precisamente los que más se producen en el entorno laboral. Se puede lograr este objetivo logrando una intervención activa de las empresas en la siniestralidad vial laboral y mejorando el conocimiento que se tiene de este tipo de accidentes. 

-Disminución de la siniestralidad vial en el transporte profesional consiguiendo comportamientos más seguros por parte de los conductores profesionales y mejorando la capacitación y habilidad. 

-Que haya menos positivos en los controles de alcoholemia y drogas. La situación ideal sería que, a pesar de haber más controles, el número de positivos sea cero.

-Reducir el número de vehículo que exceden los límites de velocidad gracias a la mayor concienciación de los conductores y a la ayuda de sistemas de seguridad como el ‘Asistente de Velocidad Inteligente, ISA’. 

-Disminuir el número de multas por infracciones de tráfico, lo que supondría un mayor cumplimiento de la normativa. 

  1. Volver al listado
  1. Imprimir
  2. Facebook
  3. fmapfre