Usted está en:

  1. -
  2. -
  3. Las prisas no son buenas, tampoco en Navidades

Las prisas no son buenas, tampoco en Navidades

  1. Imprimir
  2. Facebook
  3. fmapfre

Objetivo Cero

Las prisas no son buenas, tampoco en Navidades

25/12/2018

Las prisas no son buenas, tampoco en Navidades

Salir pronto del trabajo para llegar lo antes posible a casa, realizar las compras de última hora, llegar a ese evento de empresa o familiar… Las prisas pueden estar muy presentes durante esta época del año. Sin embargo, es importante recordar que al volante estas prisas nunca son buenas.

Con la llegada de la Navidad surgen multitud de compromisos sociales que pueden hacer que se corra más de la cuenta en la carretera para poder llegar a tiempo a todos ellos. Hay que tener en cuenta que las prisas pueden hacer que se modifique de manera sustancial la forma de conducir, haciéndola mucho más agresiva y asumiendo más riesgos. ¿Qué hacer para evitarlo? Ser previsores y planificar los diferentes trayectos, administrando el tiempo y teniendo en cuenta el tiempo que nos va a llevar ir de un sitio a otro. Por supuesto, siempre hay que tener en cuenta posibles imprevistos como accidentes o atascos. 

Las prisas en la carretera suelen conllevar un aumento de la velocidad de manera considerable. Hay que tener en cuenta que la velocidad excesiva es una de las principales causas de la siniestralidad vial. Concretamente, el informe “La contribución de la velocidad a la prevención de accidentes en España” elaborado por Fundación MAPFRE, revela que aproximadamente 400 personas salvarían la vida cada año si todos los conductores no excedieran los límite de velocidad.

Igualmente se asumen muchos más riesgos en la carretera, disminuyendo la distancia de seguridad con el vehículo que precede o no cumpliendo con las normas de circulación: saltarse señales y semáforos, presionar al resto de conductores…

CONSEJOS PARA CONDUCIR EN NAVIDAD SIN RIESGOS

-Ser previsor y planifica el trabajo y desplazamientos teniendo en cuenta aquellos factores que puedan suponer un retraso en la llegada: atascos, obras en las carreteras, accidentes… 

-Evitar exceder los límites de velocidad por mucha prisa que se tenga. 

-Llevar un ritmo de vida relajado. 

-No recurrir al alcohol, drogas o medicamentos y mucho menos conducir bajo su presencia y efectos. 

-No llevarse los problemas familiares o laborales a la carretera.  

-No mostrar conductas agresivas, ya que se incrementa el riesgo de sufrir un accidente. 

-Escuchar cierta música mientras se conduce puede ayudar a relajarse. 

-Dormir bien y descansar cada cierto tiempo de conducción. Lo recomendable es cada 2 horas o cada 200 km pero se debe hacer siempre que el cuerpo lo necesite. 

-Minimizar los procesos de análisis y toma de decisiones al volante. De ahí la importancia de la planificación.

  1. Volver al listado
  1. Imprimir
  2. Facebook
  3. fmapfre