Usted está en:

  1. -
  2. -
  3. Nueva Década de Acción 2021-2030 con el objetivo de reducir en un 50% el número de fallecidos y lesionados en siniestros de tráfico

Nueva Década de Acción 2021-2030 con el objetivo de reducir en un 50% el número de fallecidos y lesionados en siniestros de tráfico

  1. Imprimir
  2. Facebook
  3. fmapfre

Objetivo Cero

Nueva Década de Acción 2021-2030 con el objetivo de reducir en un 50% el número de fallecidos y lesionados en siniestros de tráfico

21/09/2020

Nueva Década de Acción 2021-2030 con el objetivo de reducir en un 50% el número de fallecidos y lesionados en siniestros de tráfico

La Asamblea General de Naciones Unidas celebrada el 18 de agosto de 2020 en su sesión 74 se ha centrado en cómo mejorar la seguridad vial a nivel mundial y marca la segunda década de acción 2021-2030 con el objetivo de disminuir en un 50% el número de personas fallecidas y heridas en siniestros de tráfico. Abordamos algunas de las acciones clave.

El nuevo plan de acción para la mejora de la seguridad destaca que la inmensa mayoría de los siniestros de tráfico son prevenibles y que, a pesar de las mejoras alcanzadas en muchos países, incluso en países en desarrollo, los siniestros siguen siendo un importante problema de salud pública con consecuencias sociales y económicas y que, si no se abordan, pueden afectar el progreso para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). 

Y es que los siniestros de tráfico causan la muerte de 1,35 millones de personas en todo el mundo y provocan 50 millones de lesionados, de los cuales el 90% se registran en países en desarrollo. Además, se trata de la primera causa de muerte en niños y jóvenes de entre 15 y 29 años de edad. Lamentablemente, la meta 3.6 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 no se alcanzarán en 2020, es decir, no se logrará reducir a la mitad del número de víctimas mortales y heridos graves en siniestros de tráfico. De ahí que se haya planteado una segunda Década de Acción 2021-2030.

En este sentido, el plan se centra especialmente en la igualdad social, el acceso equitativo a la movilidad y la importancia de la educación vial. Se busca, además, aportar incentivos para el despliegue de la tecnología en los vehículos. 

Recordamos que a partir de julio de 2022 será obligatorio que los nuevos vehículos cuenten con elementos de seguridad tan importantes como el sistema de frenado autónomo, el aviso de cambio involuntario de carril, el control de somnolencia y fatiga o el dispositivo que bloquea el arranque del coche si se ha consumido alcohol (alcolock). Con el objetivo de que el usuario tenga toda la información posible sobre estos sistemas y que pueda conocer qué vehículos cuentan ya con ellos, cómo funcionan y qué ventajas y limitaciones tienen, Fundación MAPFRE y Fundación CEA han creado una web específica sobre sistemas de ayuda a la conducción.

El mencionado plan de acción también incentiva a los estados miembros a realizar esfuerzos para garantizar la seguridad y la protección de todos los usuarios mediante infraestructuras viales más seguras, teniendo en cuenta las necesidades del transporte motorizado y no motorizado, así como la de los usuarios vulnerables. 

Igualmente, se pide abordar la seguridad vial de manera integral y que los países promuevan el conocimiento y sensibilización de la población a través de la educación, formación y campañas, especialmente entre jóvenes, para difundir buenas prácticas en la carretera. 

En esta línea, se reclama establecer mecanismos para la evaluación periódica de los vehículos con el objetivo de garantizar que todos cumplen con unas normas básicas de seguridad. 

Se alienta a los estados miembros a promover un medio ambiente sano, seguro, es decir, modos de transporte de calidad, accesibles y asequibles, así como la integración intermodal segura. Se pide también fortalecer la atención prehospitalaria, incluidos los servicios de salud de emergencias y la respuesta inmediata después del siniestro, los servicios de rehabilitación y la atención traumatológica. 

El nuevo plan de acción también se centra en reducir los siniestros de tráfico de conductores profesionales, incluidos los vehículos comerciales, centrándose sobre todo en los riesgos que implica la fatiga en la conducción y se pide a los estados miembros desarrollar y aplicar legislación y políticas sobre motocicletas, incluida la formación, la concesión de licencias de conducir, matriculación, condiciones de trabajo, uso del casco y protección personal debido, especialmente, a los altos índices de siniestralidad mortal y lesiones en motocicletas a nivel global, sobre todo en países en desarrollo. 

También en el entorno laboral, se aboga por el desarrollo de políticas públicas para disminuir los siniestros con la participación de trabajadores y empresas, siguiendo siempre las normas internacionales sobre seguridad y salud en el trabajo, prestando especial atención a los conductores y a sus condiciones laborales en el uso de vehículos comerciales. 

Además, se invita a seguir aplicando marcos de calificación de conductores, centrándose en la formación, la certificación y la concesión de licencias, horas restringidas en la conducción y trabajo y haciendo hincapié en que la distracción es una de las principales causas de siniestralidad de vehículos pesados. 

Por último, se invita a realizar una reunión de alto nivel de la Asamblea General a finales de 2020 para abordar las medidas llevadas a cabo y los nuevos desafíos. 

  1. Volver al listado
  1. Imprimir
  2. Facebook
  3. fmapfre