Usted está en:

  1. -
  2. -
  3. Conducción distraída o desatenta, presente en el 25% de los accidentes con víctimas

Conducción distraída o desatenta, presente en el 25% de los accidentes con víctimas

  1. Imprimir
  2. Facebook
  3. fmapfre

Objetivo Cero

Conducción distraída o desatenta, presente en el 25% de los accidentes con víctimas

02/07/2018

Conducción distraída o desatenta, presente en el 25% de los accidentes con víctimas

Leer, manipular objetos, cambiar la radio o mirarse en el retrovisor… todas son acciones que si se realizan mientras se conduce pueden tener graves consecuencias en la carretera. Su presencia está muy presente en el día a día hasta el punto de que la conducción distraída o desatenta ya forma parte del 25% de los accidentes con víctimas.

Durante el año 2016, último con datos cerrados, la Dirección General de Tráfico puso un total de 4.387.229 de denuncias. De estas, el 66% estaban vinculadas a la velocidad. Estas denuncias fueron realizadas por la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil y por radares fijos, de tramo y helicópteros. La velocidad es unos de los principales factores que influyen en la siniestralidad y la distracción también está muy presente. Sin embargo, es difícil conocer el grado existente ya que en muchos casos se desconoce la distracción real que pudo provocar el siniestro o incluso los agentes y cámaras llegan a percibir este comportamiento.

El informe ‘Las principales cifras de siniestralidad vial de 2016’ muestra qué factores son más concurrentes en los accidentes que han tenido lugar en vías interurbanas, teniendo en cuenta los informes policiales. En este sentido, los más citados en los informes policiales son la distracción (25,0%), la velocidad inadecuada (19,2%), no mantener intervalo de seguridad (15,0%), no respetar las normas de prioridad (12,9%) y el consumo de alcohol (10,4%).

Igualmente, hay que destacar que el cansancio o sueño ha estado presente en el 8%, que los giros incorrectos lo han sido en el 2,6% y los adelantamientos antirreglamentarios en el 2%. 

DISTRACCIÓN, INCAPACIDAD PARA REACCIONAR A TIEMPO

El conductor deja de visualizar aquello que ocurre a su alrededor y, por lo tanto, pierda la capacidad para reaccionar a tiempo ante posibles imprevistos y, por lo tanto, será incapaz de evitar el accidente. Y es que en muchas ocasiones se utiliza el coche como una oficina móvil. 

Conducir mirando el teléfono móvil es como conducir a ciegas. Durante este tiempo, se tienen las manos ocupadas y la vista puesta el teléfono. Igualmente, el coche sigue circulando a cierta velocidad, algo peligroso tanto en vías urbanas, donde se puede no ver a los peatones y otros usuarios vulnerables, y en autopistas y autovías, donde se circula a altas velocidades y, por lo tanto, las consecuencias pueden ser especialmente graves. 

  1. Volver al listado
  1. Imprimir
  2. Facebook
  3. fmapfre