Usted está en:

  1. -
  2. -
  3. Averías propias del invierno, ¿qué hay que revisar?

Averías propias del invierno, ¿qué hay que revisar?

Objetivo Cero

Averías propias del invierno, ¿qué hay que revisar?

24/01/2018

Averías propias del invierno, ¿qué hay que revisar?

¿Qué partes de nuestro automóvil son las que más sufren en invierno y qué medidas puedo llevar a cabo para que no se ven afectadas por el frío? Y es que hay ciertas averías que suelen surgir en invierno por el mayor esfuerzo al que se ve sometido nuestro coche.

Algunas de las principales averías propias del invierno son:

-Averías de tipo eléctrico, especialmente la batería, que tiende a perder capacidad de carga con el frío, sobre todo si ya tienen entre 4 y 5 años. Notaremos que está fallando si da problemas para arrancar, sobre todo si está aparcado en la calle. Hay que verificar que la batería está en buen estado. Se puede comprobar con un medidor de carga o mirando el testigo de carga que ya está disponible en muchas baterías. 

Puede ser necesario recargar o comprobar una nueva.

-Alternadores: proveen de energía a todo el sistema eléctrico del vehículo. Si se avería, no permite que la batería cargue de forma óptima. 

-Calentadores: pueden dar problemas en los vehículos diésel, ya que necesitan de un mayor esfuerzo. 

-También hay que comprobar alternadores y escobillas, los cuales sufren especialmente durante el invierno al tener que realizar un mayor trabajo. 

-Motor de arranque: aunque sólo funciona durante la puesta en marcha del vehículo, en invierno tiene que hacer un sobreesfuerzo.

-Líquidos: comprueba que todos los niveles de líquidos están bien, especialmente el anticogelante, el líquido limpiaparabrisas y el aceite.

-Sistema de calefacción: su uso aumenta durante el invierno. Es precisamente este mayor uso el que hace que pueda sufrir más averías durante este periodo.

-Neumáticos: aunque no suelen sufrir especialmente en invierno, sí que requieren de un cuidado especial ante la elevada presencia de lluvias, nieve o hielo. Deben contar con el dibujo e inflado correctos. Comprueba también que no tienen daños visibles. En zonas de mucho frio puede ser recomendable utilizar neumáticos de invierno o llevar cadenas de nieve. 

-Luces y escobillas del limpiaparabrisas: las pocas horas de luz y la alta presencia de lluvias hace que tanto las luces como las escobillas se usen más en invierno y que, por lo tanto, aumenten las posibilidades de estropearse. 

Por último, hay que tener en cuenta que aunque la mayor parte de estos elementos pueden ser revisados por nosotros mismos, un especialista puede comprobar si hay averías internas u otros daños que no vemos a simple vista. 

  1. Volver al listado