Usted está en:

  1. -
  2. -
  3. Así es la movilidad laboral en tiempos de COVID-19

Así es la movilidad laboral en tiempos de COVID-19

  1. Imprimir
  2. Facebook
  3. fmapfre

Objetivo Cero

Así es la movilidad laboral en tiempos de COVID-19

22/06/2020

Así es la movilidad laboral en tiempos de COVID-19

Mayor uso del coche individual, de las motocicletas, bicicletas y patinetes eléctricos en detrimento del transporte público. El teletrabajo se ha implantado en todas aquellas empresas que han podido llevarlo a cabo, con mayor flexibilidad horaria e importantes medidas de prevención en el entorno de la seguridad vial laboral. Así es cómo la pandemia causada por la COVID-19 ha cambiado la forma en la que nos movemos en el entorno del trabajo, tal y como se ha dado a conocer durante el Webinar ‘Compartiendo experiencias de movilidad laboral en tiempos de COVID-19’, organizado por Fundación MAPFRE.

¿A qué retos debemos hacer frente en lo que respecta a movilidad? ¿Cómo ha cambiado nuestra forma de desplazarnos? Sin duda alguna, la pandemia causada por la COVID-19 ha introducido profundos cambios en nuestra forma de vida. Con este webinar, Fundación MAPFRE trata de ‘ayudar a todas las organizaciones, sean privadas o públicas, a favorecer los desplazamientos seguros, sanos y sostenibles en esta situación de transición’, tal y como ha asegurado Jesús Monclús, director del Área de Prevención y Seguridad Vial de Fundación MAPFRE. Un ejemplo de este compromiso es la ayuda de 35 millones de euros que la Fundación ha destinado en los últimos meses como respuesta a la epidemia COVID 19.

El webinar se ha iniciado con un sentido recuerdo para todas las personas que han sufrido durante estos meses de pandemia y para todos los profesionales sanitarios, de residencias de mayores, funerarias… sin olvidar a los trabajadores de servicios esenciales y, muy en particular, a los profesionales del transporte de viajeros y mercancías.

Jesús Monclús ha destacado durante su comparecencia cómo la pandemia ha afectado al tráfico, a la movilidad y a las infracciones. Un ejemplo es que, aunque el transporte público se mantuvo, se redujo notablemente su uso. ‘El transporte individual, junto con la bicicleta y el patinete, siguen siendo en estos momentos las formas básicas de movilidad para garantizar esa distancia social’, ha remarcado. 

Álvaro Gómez Méndez, director del Observatorio Nacional de Seguridad Vial de la Dirección General de Tráfico (DGT), ha señalado que el 13 de marzo se suspendieron los exámenes de conducir y el 16 se cerraron todas las oficinas de la DGT de cara al público. ‘Todo el personal, alrededor de 1.300 trabajadores y trabajadoras, ha estado confinado y trabajando desde casa excepto un pequeño comité de crisis para la gestión’, ha apuntado. 

En esta línea, ha señalado cómo el teletrabajo ha sido la forma de trabajar predominante: ‘el teletrabajo debe marcar una rutina, con horario de trabajo. La realidad es que para muchas personas en nuestro país la realidad cotidiana en sus hogares no ha sido tan estructurada como habría sido deseable y muchas personas han tenido que mantener el teletrabajo en condiciones difíciles de conciliación’. De ahí que se prevea la necesidad de regular este teletrabajo y que éste se siga planteando como una solución eficaz a medio plazo para combatir el coronavirus.  

España, Italia y Francia son los países donde mayor reducción de la movilidad se ha registrado y también donde se ha observado una mayor disminución de la siniestralidad. De hecho, Álvaro Gómez ha señalado que, a menores desplazamientos, menor tiempo en la carretera y, por lo tanto, menor riesgo vial. De hecho, en España se han registrado un 80% menos de desplazamientos de vehículos ligeros durante el confinamiento. Por su parte, los vehículos profesionales y pesados han seguido en la carretera. Esto ha llevado a que durante las últimas semanas el siniestro más frecuente haya sido la salida de vía de un conductor profesional, ‘una consecuencia del arduo trabajo que han venido realizando’.

En lo que respecta al transporte público, Gómez ha insistido en que se sigue utilizando para desplazarse al centro de trabajo, aunque su uso ha bajado drásticamente.  ‘Hay una tendencia a los medios individuales para reducir el riesgo de contagio, es cierto, pero hay que señalar que el medio de transporte público es la única alternativa para muchas personas. Este modo de transporte es tambíen fundamental para garantizar una movilidad segura al puesto de trabajo’, ha remarcado el representante de la DGT.

Otro foco de preocupación es la distribución horaria de la movilidad. ‘Hay que aplanar la curva de la movilidad en las horas punta, para evitar que se produzca en los próximos días un incremento descontrolado de demanda del transporte privado y público. Es preciso fomentar la flexibilidad horaria para que las personas puedan organizar sus desplazamientos de una forma más distribuida a lo largo del día, lo que redundará en el beneficio de todos si tenemos en cuenta las restricciones que hay en el transporte público’, ha señalado. Así, y cuando se habla de la movilidad urbana con medios vulnerables de desplazamiento, el responsable de Tráfico ha apuntado la proximidad de la medida por la que se limitará la velocidad a 30 km/h en vías de un carril por sentido, que servirá ‘para apaciguar el tráfico y asegurar la seguridad de estos usuarios’.

En esta línea, Javier González López, responsable de Formación, PRL y Proyectos de la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (CEPYME), ha señalado cómo anteriormente los transportes públicos estaban llenos, algo que no ocurre ahora. En su opinión, este cambio se debe a dos motivos. Por un lado, por miedo al contagio y, por otro, por las restricciones en la ocupación en el transporte público. ‘Esto va a provocar una preminencia clara del transporte individual’, ha afirmado. Sin embargo, también ha advertido que “si sacamos al transporte público de la ecuación, los desplazamientos al trabajo se pueden convertir en una auténtica pesadilla: atascos, contaminación, estrés…”.

Con todo ello, ‘las pequeñas y medianas empresas se han adaptado según han podido. Los sectores han estado muy atentos y muchas actividades han desarrollado protocolos de actuación concretos acordados entre patronales y sindicatos: construcción, metal, automoción, agrícola... Se han regulado aspectos relacionados con la movilidad de los trabajadores para evitar contagios tanto en los desplazamientos como en los lugares de trabajo’, ha señalado. Así, ha incidido en que estos cambios en la movilidad deben ir acompañados de una reorganización de la movilidad en las ciudades, una adaptación del espacio público, incentivación por parte del Gobierno de las nuevas formas de movilidad (por ejemplo, con apoyos públicos para la compra de bicicletas eléctricas), incluida una regulación normativa y una revisión en profundidad de la seguridad vial. 

Por su parte, Eduardo Mayoral Maestro, director de Seguridad, Calidad y Procesos de ALSA, ha explicado cómo se han buscado soluciones tanto a nivel nacional e internacional para dar respuesta a este gran reto. Así, la compañía ha puesto en marcha la iniciativa ‘Alsa movilidad segura’ que, con una inversión de 2 millones de euros, ha consistido en convertir un medio de transporte que ya de por sí es seguro desde el punto de vista de la siniestralidad vial en un medio también seguro desde el punto de vista de los contagios. Mayoral ha indicado que en el año 2019 no se produjo ninguna víctima mortal en este modo de transporte, por primera vez en la historia y a pesar de hacerse realizado más de 3.000 millones de viajes. 

En cuanto a las medidas de prevención del COVID-19, por ejemplo, se ha priorizado la venta online y telefónica, se han organizado protocolos de actuación en las dársenas que es donde más viajeros se pueden acumular. También se han hecho importantes actuaciones en la flota: filtros de carbón bioactivo en el sistema de climatización del vehículo que eliminan hasta el 99% de partículas, instalación de equipos de purificación de aire, dispensadores de gel desinfectante y colocación de mamparas para separar al conductor de la zona de pasajeros. Igualmente se han realizado más de mil controles a los trabajadores para garantizar que no tenían el virus: ‘No podemos dar pasos atrás. El transporte público es necesario. No sólo en términos se siniestralidad sino también de congestión y contaminación. Gracias a las nuevas medidas de protección, es tan seguro como ir al supermercado o a un restaurante’, ha concluido.

Por su parte, Rafael Fernández Matos, del área de Actividad Técnica de la Dirección de Negocio de Quirón Prevención, ha señalado que la COVID-19 constituye un riesgo biológico y, como tal, ya era conocido en el ámbito de la evaluación de riesgos, y ha continuado indicando que se está trabajando muy activamente en la evaluación de riesgos laborales cumpliendo con las indicaciones del Ministerio de Sanidad y en los planes de reincorporación de los trabajadores, así como los planes de contingencia que se han implantado para dar continuidad a la actividad de la empresa. 

Sin duda alguna, el distanciamiento interpersonal ha sido la medida más defendida y, con ello, la vuelta al uso individualizado del vehículo. También se ha recomendado el uso de mascarilla dentro del transporte, una recomendación en la que también han insistido el resto de las participantes, y los turnos escalonados de entrada y salida al trabajo. Rafael Fernández ha apuntado cómo durante el confinamiento los movimientos in itinere prácticamente desaparecieron en su totalidad en favor del teletrabajo. En los desplazamientos en misión se ha producido una burocratización en dicho periodo, siendo necesario un permiso que justificara estos trayectos ante otras alternativas como la videoconferencia. Fernández también ha insistido en la importante dedicación, casi de 24 horas, de todos los profesionales de la prevención de riesgos laborales durante estos últimos meses y también ha mencionado a los conductores profesionales que, en ocasiones, se encontraban con las áreas de descanso cerradas durante el periodo de confinamiento.

Por último, Gloria Ortiz Heras, jefa de Prevención de Servicio de Prevención Mancomunado de MAPFRE, ha señalado cómo la compañía vaciaba por completo sus oficinas para implantar el teletrabajo en sus 11.000 empleados y 150 centros de trabajo en España prácticamente de la noche a la mañana. Ya más recientemente, se ha elaborado un protocolo de reincorporación que se basa en las recomendaciones del Ministerio de Sanidad y sigue las recomendaciones de la evaluación de los servicios de prevención. 

Cada empresa tiene que adaptar sus medidas preventivas en función de sus características. No todos los protocolos valen para todas las empresas’, ha apuntado. De hecho, ha señalado que no se debe tratar la movilidad como algo independiente de la prevención de riesgos. Así, ha destacado la necesidad de que los trabajadores elijan el transporte más idóneo y que eviten en mayor medida los contactos. ‘Les informamos de todas alternativas y, en el caso del transporte privado o de los taxis, de la limpieza del vehículo para evitar contagios y que, si se opta por coche compartido, del uso de mascarilla y de la mayor distancia social posible, así como lavarse las manos cuando se llegue al centro de trabajo’, ha remarcado. 

Ortiz ha resaltado la importancia de la comunicación constante con los empleados y empleadas para recordar el triángulo de la salud “distancia + mascarilla + lavado de manos”, en la necesidad de cursos de formación obligatorios que incluyan un módulo de salud en los desplazamientos para todos los trabajadores y trabajadoras a medida que se vayan reincorporando a sus puestos, en compartir los protocolos de salud y seguridad con todas las empresas colaboradoras, incluidos los servicios de taxi, y el innovador programa de ayuda psicológica a los empleados de MAPFRE que, aunque estuvo concebido inicialmente para ayudar a superar el periodo de confinamiento, ahora también está dando apoyo a quienes están preocupados por su seguridad en la vuelta al trabajo presencial. Evolución previsible de la movilidad laboral en los próximos meses.

Los expertos prevén un aumento de una movilidad sostenible: bicicleta, patinete, a pie… especialmente para los desplazamientos cortos.

Igualmente, se evitará en la medida de lo posible todos los desplazamientos a zonas de riesgo y se producirá, al menos durante un tiempo, un mayor uso de los medios individuales de transporte. 

En todo caso, se fomentará la limpieza y desinfección de vehículos, con arreglo a protocolos. El uso de la mascarilla será necesario hasta que se encuentre una vacuna o un tratamiento de efectividad garantizada. También se adaptarán las condiciones de trabajo, incluida la organización de los turnos y los horarios flexibles y se implantarán medidas para evitar la coincidencia masiva de personas. 

Aunque se volverá a ganar la confianza en el transporte público, algo necesario para el sistema de transporte no colapse, se continuará incentivando el teletrabajo, al menos durante uno o dos días a la semana, las videoconferencias y el control de la desinfección del habitáculo de los vehículos y zonas de contacto.

En el cierre del webinar, su moderador, Jesús Monclús de Fundación MAPFRE, ha insistido en el concepto de movilidad segura, sana y sostenible y en hablar de la salud de modo integral en los desplazamientos in itínere (“salud in itínere”) y, por último, ha reclamado que todos los nuevos servicios de movilidad compartida sean realmente inteligentes y se aprovechen de los nuevos sistemas de control y gestión de la velocidad de los desplazamientos: “las autoridades a cargo de autorizar sus servicios deberían exigir a estas empresas sistemas que ayuden a que los conductores no excedan nunca los límites de velocidad en cada punto, como ya sucede en otros puntos de Europa”, ha concluido.

  1. Volver al listado
  1. Imprimir
  2. Facebook
  3. fmapfre