Usted está en:

  1. -
  2. -
  3. Carreteras secundarias, ¿por qué hay más accidentes?

Carreteras secundarias, ¿por qué hay más accidentes?

  1. Imprimir
  2. Facebook
  3. fmapfre

Carreteras secundarias, ¿por qué hay más accidentes?

31/03/2015

Carreteras secundarias, ¿por qué hay más accidentes?

Las carreteras convencionales o secundarias siguen siendo las vías donde ocurren el mayor número de accidentes de tráfico con víctimas. Podemos encontrarnos con este tipo de vías si nuestro trabajo se encuentra en polígonos industriales y, en muchas ocasiones, no somos conscientes de la precaución que debemos mantener en este tipo de carreteras. Y es que son muy diferentes a las autopistas, autovías y vías rápidas. A continuación vamos a intentar conocer un poco más las características de estas carreteras convencionales y por qué se producen un mayor número de accidentes que en el resto de las vías.

El año 2014 cerraba con 894 víctimas mortales en carreteras secundarias, un 4% más respecto a 2013. Aunque se trata de información a 24 horas, estos datos son significativos para comprobar la magnitud del problema. En definitiva, el 79% de los fallecidos en vías interurbanas ocurrieron en carreteras convencionales. La salida de la vía estuvo presente en el 41% de los siniestros con víctimas mortales, mientras que las colisiones frontales fueron la causa del 23%.

Empecemos por conocer qué son las carreteras convencionales y qué las diferencia del resto: son aquellas vías que no reúnen las características propias de las autopistas, autovías y vías rápidas. De los más de 165.000 kilómetros de vías interurbanas computados por el Ministerio de Fomento, más de 148.000 corresponden a carreteras convencionales. Su característica principal es que poseen calzada única, no tienen limitación de accesos a propiedades colindantes y los cruces e incorporaciones se pueden efectuar a nivel.

Este tipo de vías son menos seguras que las vías desdobladas ya que los trazados de las carreteras son más antiguos, hay muchos tramos montañosos y es necesario invadir el sentido contrario para adelantar. Situaciones que aumentan el riesgo de accidente.

Como hemos visto, las salidas de la vía y las colisiones están muy presentes en los tipos de accidentes que se producen en estas carreteras. En estos casos, nos encontramos con que la velocidad a la que va el coche en el momento del siniestro (por ejemplo, cuando iba a adelantar) hay que sumar la velocidad a la que iba el otro vehículo en el sentido contrario.

Los datos indican que queda mucho trabajo por hacer. Por este motivo, la Dirección General de Tráfico (DGT) ha puesto en marcha por segunda vez el Plan Integral de Vigilancia en carreteras convencionales con el objetivo de reducir la siniestralidad en este tipo de vías y de detectar la actuación de conductores multi-infractores.

Y si las características de estas vías no son las ideales, a esto hay que sumar el elevado número de conductores que han sido sancionados por Tráfico en la primera edición de esta campaña. En total, se tramitaron 104.561 denuncias y 62.457 conductores fueron denunciados por exceso de velocidad. Además, 1.284 conductores fueron también denunciados por la comisión de otra infracción.

En nuestra Biblioteca de Seguridad Vial en la Empresa, Área de Prevención y Seguridad Vial de FUNDACIÓN MAPFRE, encontrarás estudios y manuales de buenas prácticas para reducir la siniestralidad en el entorno laboral. Con comportamientos responsables y seguros, podemos reducir los datos anteriormente mencionados.

  1. Volver al listado
  1. Imprimir
  2. Facebook
  3. fmapfre