Usted está en:

  1. -
  2. -
  3. ¿Vas en moto en verano? El calor no debe obligarte a dejar tu equipamiento

¿Vas en moto en verano? El calor no debe obligarte a dejar tu equipamiento

  1. Imprimir
  2. Facebook
  3. fmapfre

¿Vas en moto en verano? El calor no debe obligarte a dejar tu equipamiento

27/07/2015

¿Vas en moto en verano? El calor no debe obligarte a dejar tu equipamiento

Mensajeros, repartidores… son muchos los trabajadores que se mueven en moto durante el verano. También hay que tener en cuenta a todos aquellos empleados que eligen este medio de transporte para moverse por la ciudad para ir a su puesto laboral o aquellos que consideran que con el calor es el mejor vehículo para ir al trabajo y sólo cogen la moto con el buen tiempo. Desde ‘Seguridad Vial en la Empresa’, Área de Prevención y Seguridad Vial de FUNDACIÓN MAPFRE, queremos hacer hincapié en la importancia de llevar el equipamiento necesario, también durante estos meses de sol. Y es que no sólo nos protege de caídas, sino también de posibles quemaduras. 

Hace calor, es verano, los días son más largos y las actividades de ocio se incrementan. La imagen del motorista con pantalón corto, camiseta de tirantes, chanclas, gafas de sol y melena al viento es, sin duda, cuanto menos peligrosa. Sabemos que con el calor y el sol ponerse el equipamiento motorista puede resultar complicado. Sin embargo, te damos varias razones por las que no pensarás en quitártelo siempre que cojas la moto o ciclomotor

El informe ‘Seguridad vial para trabajadores motoristas’ de FUNDACIÓN MAPFRE nos indica todo el equipamiento que debemos tener en cuenta:

-Casco. Protege una parte muy importante de tu cuerpo: la cabeza. De hecho, es obligatorio utilizarlo siempre. Tan importante es llevar colocado el casco como llevarlo correctamente, pues una mala colocación puede llegar a provocar las mismas consecuencias que su ausencia en caso de caída. Destacamos la carcasa, que es el chasis del casco y que le da forma y absorbe los impactos. También encontramos la pantalla del casco, que protege los ojos tanto del viento como de posibles objetos que puedan dañarnos o introducirse en los mismos. Es especialmente útil en verano ante la posible entrada de insectos, polvos, piedras…

A la hora de elegir casco, se recomienda que tenga una buena ventilación para renovar el aire interior y, sobre todo, para evitar el empañamiento interior de la pantalla. Las entradas y salidas de aire deben ser accesibles, rápidas, efectivas y prácticas de utilizar con los guantes puestos y en movimiento. 

Por supuesto, el casco debe estar homologado. Esto indicará que ha pasado los controles necesarios. Debe contar con la letra ‘E’ que corresponde a la homologación europea y el número corresponde al país donde se realizaron las pruebas para la homologación.

La marca de homologación “CE”, tanto en el casco, como en sus complementos, como en el resto de los equipos de protección, es fundamental para asegurarnos que estamos utilizando productos homologados y de calidad.

-Guantes. Cuando nos caemos, nuestro primer instinto es colocar las manos. Tras una caída, las heridas en las manos suelen ser el resultado de la abrasión provocada por el rozamiento entre la piel y el asfalto, lo que justifica la importancia de la utilidad de unos buenos guantes en la conducción de motos.

-Ropa. ¿Qué ocurriría si tenemos un accidente y vamos en pantalones cortos? La ropa pasa a ser parte de nuestra carrocería cuando vamos en moto. Además, protege frente a las inclemencias del tiempo (aire, lluvia, frío, calor) y, por descontado, frente al riesgo de una caída.

Un buen equipo de motorista siempre contará con chaqueta, pantalones y botas, como mínimo. Las prendas de los motoristas presentan habitualmente protecciones en espalda y/o columna, hombros, codos, antebrazos, caderas, rodilleras y pecho, pudiendo distinguirse entre protecciones rígidas y flexibles. 

A pesar del calor del verano, es importante ir completamente cubiertos ya que no sólo nos protegemos de las caídas sino también de las inclemencias del tiempo. Y es que la acción del viento sobre la piel disimula lo que ocurre en realidad: la acción solar puede llegar incluso a quemarnos sin darnos cuenta. 

El equipamiento es muy extenso. Podemos encontrarnos chaquetas con sistema airbag, chalecos con aire acondicionado…

-Calzado: Preferentemente deberá de cubrir al menos los tobillos, carecer de cordones para evitar que estos puedan enredarse o engancharse con el freno u otros accesorios, tener un mínimo de talón (especialmente en motocicletas, para facilitar la posición sobre las estriberas) y una suela de goma. Nada de chanclas o sandalias.

-Gafas: especialmente si el caso es abierto. Evitaremos reflejos y deslumbramientos propios del sol, así como la introducción de pequeños objetos. 

Por último, queremos destacar que la ventilación e hidratación son factores claves, especialmente durante el verano.

  1. Volver al listado
  1. Imprimir
  2. Facebook
  3. fmapfre