Usted está en:

  1. -
  2. -
  3. ¿Cómo puede afectar el glaucoma a la conducción?

¿Cómo puede afectar el glaucoma a la conducción?

  1. Imprimir
  2. Facebook
  3. fmapfre

Objetivo Cero

¿Cómo puede afectar el glaucoma a la conducción?

12/03/2018

¿Cómo puede afectar el glaucoma a la conducción?

El glaucoma es una enfermedad neurodegenerativa causado por un daño en el nervio óptimo y que aumenta la precesión intraocular. Es irreversible y, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), es la tercera causa de ceguera en el mundo. La persona que tiene esta enfermedad pierde el campo visual periférico de manera progresiva. Con motivo del Día Internacional del Glaucoma, abordamos sus principales características y cómo perjudica a la conducción.

En primer lugar, hay que tener en cuenta que hay dos tipos de glaucoma. Por un lado, los de ángulo cerrado, no presentan síntomas, por lo que suelen tratarse demasiado tarde y se pierde la visión rápidamente. Por otro lado, están los de ángulo abierto, los más comunes, suelen ser bilaterales y afecta a ambos ojos. Se suelen tener unos primeros síntomas que ya afectarían a la conducción como pueden ser halos alrededor de las luces, enrojecimiento, dilatación de la pupila, dolor en los ojos, visión borrosa e, incluso, pérdida repentina de la visión. 

Hay que tener en cuenta que para que el conductor pueda seguir conduciendo con seguridad es muy importante reunir las aptitudes psicofísicas necesarias y, por supuesto, la vista es fundamental. Con el glaucoma, el conductor comienza a no poder controlar aquello que ocurre fuera de su visión central y, por lo tanto, deja de visualizar posibles riesgos laterales, pierde la visibilidad de los retrovisores y necesitan mirar varias veces para realizar giros o adelantamientos.

Suelen tener mayor propensión a sufrir esta enfermedad visual los varones y los mayores de 60 años. Igualmente suele ser más frecuente entre las personas que sufren diabetes y miopes. De hecho, se suele recomendar realizar revisiones frecuentes a partir de los 40 años en estos dos casos para controlar la visión y la tensión ocular. También se aconseja un especial control en aquellas personas con antecedentes familiares. 

El glaucoma no se suele detectar con las revisiones periódicas que debe superar un conductor para renovar el carnet de conducir a no ser que esté muy avanzado. Es necesario realizar una prueba específica para determinar si el conductor es apto o no para conducir. Ahí reside la responsabilidad de cada persona para dejar de conducir al menor síntoma. Por este motivo, se recomienda realizar revisiones periódicas de la vista para poder detectar a tiempo cualquier índice de alarma. Se aconseja realizar esta revisión una vez al año.

  1. Volver al listado
  1. Imprimir
  2. Facebook
  3. fmapfre